grylls.jpg

En esta segunda parte de la aventura, nuestro superviviente sigue su viaje por el Ártico, uno de los lugares más extremos del mundo y donde la supervivencia es todo un reto. Se encuentra con una serie de renos, que puede ser uno de los grandes alimentos de esta zona del mundo. La presencia de renos asegura que Bear pueda alimentarse adecuadamente y conseguir una buena fuente de alimentos, que es muy necesario para sobrevivir con tanto frío, para poder reponer las energías perdidas.

No es muy agradable ver matar a un animal ni tampoco ver cuando Bear Grylls bebe la sangre del reno, pero es algo que puede salvar la vida de una persona y puede ser algo necesario en ciertas ocasiones, sobre todo ante la falta de otras fuentes de comida para poder comer algo en estas condiciones. Después de beber la sangre del reno, Bear se alimenta de la carne del propio animal. La supervivencia tiene escenas muy duras, ya que para que una persona pueda sobrevivir, otros animales deben morir.

A lo largo de este segundo vídeo el superviviente comienza a ascender a diferentes territorios, todo ello para poder llegar a su destino y donde tienen proyectado poder llegar, pero el frío es uno de los grandes enemigos para todo el equipo de este programa, que se tiene que enfrentar a temperaturas muy bajas y desde luego no es precisamente una aventura fácil. La congelación es uno de los enemigos más importantes de estas zonas del mundo tan heladas.

Foto|Tinypic